Proposiciones

Proposiciones

1988

Descargue este disco aquí

Acceda al contenido de este disco desde diversas plataformas digitales de distribución de música.

TEMAS DEL DISCO

1 – Proposiciones (Pablo Milanés)

Propongo disfrutar esta jornada
inquientando tu gusto en dos sentidos
una palma que bate en tus oídos
y un cocodrilo verde en tu mirada.

Propongo que tu voz enamorada
se lance por caminos y veredas
anunciando; llegó la primavera
hagan suyo el crisol de esta morada.

Propongo compartir lo que es mi empeño
y el empeño de muchos que se afanan
propongo, en fin tu entrega apasionada
cual si fuera a cumplir mi último sueño.

2 – Son para despertar a una negrita (Pablo Milanés)

Voy a hacerte unas letras por primera vez
quiero pregonar que te llamas Haydée
porque otra Haydée que me duele y que no olvidaré
vive en mi memoria y en tu nombre también.

Esta inconsulta inspiración con tus hermanos ya no sé
si evocará un conflicto mayor que fue el esfuerzo de querer
adelantarme en mucho tiempo a lo que está sucediendo.
Tu pequeña figura vino a unificar todos los amores que te han de brindar.

De tu persona, qué diré si en tu inocencia suele ser
para empezar como un sueño a lograr
y al despertar encontrará la más hermosa, la terrible, la verdad de este mundo.

Serás como un resumen del bien y del mal
y al final te haré con mi forma de amar.

Que la belleza te elija, que la bondad te defina
por siempre, la felicidad conserve en ti esa sonrisa.

Como Haydee Santamaría yo bien sé que no serás
quiero que seas como tú, mi cariño, con eso me bastará.

La soberbia en demasía, la tolerancia discreta,
son armas de doble filo, vas a aprender su secreto.

Juega con esa muñeca, no descubras el dolor,
sé feliz, recibe amor, no desesperes por llegar a mayor.

Dame tu Pájaro Loco y toma mi Elpidio Valdés,
y si tú eres Blanca Nieves, yo tu príncipe seré.

Serás como un resumen del bien y del mal,
y al final te haré con mi forma de amar,
con mi forma de amar, con mi forma de amar.

(1987-1988)

3 – El primer amor (Pablo Milanés)

Lo que sentí, fue como un rayo en mi interior,
que me sorprende el corazón,
todo se rompe, todo estalla,
y algo acaba de morir.

Para sentir otra manera de ser feliz,
otra de manera de sufrir,
otra manera de vivir
lo que hasta ayer era reír.

Qué pasara, adónde irán mis juegos a parar
y mi inocencia a terminar,
qué nuevo amor será,
qué tal si me querrá,
qué voy a hacer si dice no,
ya yo no mando al corazón,
qué confusión, qué dicha, qué dolor.

Siento al mirar que todo acaba de cambiar,
y veo las cosas para amar,
adiós infancia, ojalá que te recuerde
en mi vejez, con amor.

4 – Y siempre dimos más (Eduardo Ramos)

Me envicié al sabor de tu piel
para calmar mi sed,
en las noches en que me entregué
hasta el amanecer.

Y fue más y siempre dimos más
y sin cansarnos más,
hasta empapar de luz tu rostro
y volver a estar
de nuevo comenzar a desandar.

Y fue luz y sombra,
y fue sol y estrellas,
todo en ti.
Y fue tanto que hasta me escapé
llevándome tu piel.

Regresé, tus senos recobré,
tus besos rescaté,
y es que de nuevo estoy
perdiéndome en la inmediatez,
la urgencia del querer,
de nuevo enloquecer…

Te entregué mis sueños,
te entregué mi sexo,
me entregué.
Penetré en tu anhelo,
me renuevo en tu desnudez.

Y fue luz y sombra,
y fue sol y estrellas,
todo en ti,
En las noches en que me entregué,
hasta el amanecer.

Y fue más, y siempre dimos más,
y sin cansarnos más,
hasta empapar de luz tu rostro,
y volver a estar,
de nuevo comenzar,
de nuevo desandar.

5 – Cuando te encontré (Silvio Rodríguez – Pablo Milanés)

Donde te encontré ha pasado algo,
cuando no soñé que fuera posible;
donde te encontré ha crecido un árbol
junto a un hondo lago de tibio cristal.

Donde te encontré ha surgido un valle
donde brilla un sol, donde canta un hombre;
Donde te encontré, donde tú me hallaste,
la noche es de estrellas, la luna es de mar.

Cuando te encontré, cada criatura era un sueño
que debía llegar con los buenos tiempos;
cuando te encontré nada conocía su función,
no había la canción con qué besar el viento.

Cuando te encontré todo era desconocido
y el mundo nació del amor que hicimos;
cuando te encontré aprendió la nube a pasar,
el ala a volar y el cielo a ser infinito.

Y lo que encontré se fue haciendo grande,
desbordando el mar, despertando el tiempo,
y tu corazón voló con el viento,
a veces en paz, a veces violento.

Y esto que encontré ya no era desconocido:
se hizo la canción que se había perdido.
No la perderé, ni la mayor riqueza arrancará
una concesión a este clamor repartido.

Y se encontraran los del machete aguerrido
con el último héroe que hasta hoy se ha perdido.
Todos gritarán: “será mejor hundirnos en el mar
que antes traicionar la gloria que se ha vivido”.

(1984)

6 – Nelson Mandela, sus dos amores (Pablo Milanés)

Nelson Mandela,
quiero decirte que no vengo a cantar
la parte triste de una canción
que nos haga llorar.

Nelson Mandela,
quiero pedirte que me dejes contar
la más hermosa historia de amor
que nos pueda llegar.

Nelson Mandela,
desde que tú naciste
ya todo lo que hiciste
fue vivir para que un día
se tuvieran que encontrar.

Mandela,
que encuentro tan fecundo
poder cambiar tu mundo
y el modo tan hermoso
de quererlo eternizar.

Nelson Mandela,
y como pólvora regaste el amor
que te sostiene en una prisión
que te va a liberar.

Qué feliz que en una historia de amor
todo un pueblo encierre su libertad,
qué feliz que en una historia de amor,
todo un pueblo encierre su libertad.

7 – La felicidad (Pablo Milanés)

Te he visto pasando del brazo de un hombre,
que con su mirada te envuelve en amor,
te he visto sonriendo mostrando tus ojos,
sin sombras, sin dudas, sin guardar rencor,
al tiempo en que al sólo pronunciar mi nombre
con cierta ternura te ahogaba en dolor.

Me vi caminando guardando distancias,
que sólo mostraba la complicidad
de besos furtivos, de manos con ansias,
de darte un abrazo y gritar mi verdad,
de grandes olvidos, de encuentros,
de instantes, de amores
y un poco tu infelicidad.

Qué dulces mentiras, qué grandes verdades,
qué nos inventamos para perdurar,
qué filosofía, qué honor, qué ironía,
que nadie se hiera, que todo se cuide,
si sólo mi cuerpo se va a desgarrar.

Te he visto pasando del brazo de un hombre,
que de cierto modo podría ser yo,
te he visto sonriendo mostrando tus ojos,
mientras te despeina y te envuelve en amor,
al tiempo en que sólo pronunciar tu nombre
con cierta ternura me ahoga en dolor.

(1987)

8 – Ser y no ser (Pablo Milanés)

Qué más puede ofrecerme ese cuerpo desnudo
que una hermosa sesión de locuras de amor.
Cómo puedo negarme a ese acto tan puro
que me da sin querer, que me cause dolor.
Pero es que al regreso de las estrellas
cuando he navegado por tu sudor,
cuando ya no basta que seas tan bella,
la magia se terminó,
cómo seguir, cómo empezar a ser,
debo herir, me tengo que volver.

Cuánto sigo queriendo ese cuerpo desnudo
que los años han hecho otro yo del placer.
Cuánto sigo sintiendo del modo más puro
las locuras que impone tu modo de hacer.
Y cuando bajamos de las estrellas
la niebla que envuelve nuestro sudor
ya claridescubro las cosas bellas
que aún puede brindar tu amor
quiero seguir, quiero empezar a ser,
quiero morir debajo de tu piel,
voy a vivir para que pueda ser.

9 – Quiero ser de nuevo el que te amó (Pablo Milanés)

Quiero reencontrarme en tu regazo,
quiero ser de nuevo el que te amó
cuando sólo un beso y un abrazo
fueran algo más que una canción.

Quiero caminar las mismas calles
para contemplar lo que olvidé
cuando reparaba en los detalles
que el amor descubre cuando ve.

Quiero rescatar las pocas cosas
que colmaban tu felicidad
del regalo simple de una rosa
una puesta de sol mirando el mar.

Quiero recobrar lo que he perdido
antes de que pierda de una vez
lo único que dentro de mi olvido
pudo sostenerme sin caer.

10 – Proposiciones (Pablo Milanés)

Propongo disfrutar esta jornada
inquientando tu gusto en dos sentidos
una palma que bate en tus oídos
y un cocodrilo verde en tu mirada.

Propongo que tu voz enamorada
se lance por caminos y veredas
anunciando; llegó la primavera
hagan suyo el crisol de esta morada.

Propongo compartir lo que es mi empeño
y el empeño de muchos que se afanan
propongo, en fin tu entrega apasionada
cual si fuera a cumplir mi último sueño.