Pablo y Lynn Milanés en concierto

Pablo y Lynn Milanés en concierto

2011

Descargue este disco aquí

Acceda al contenido de este disco desde diversas plataformas digitales de distribución de música.

TEMAS DEL DISCO

1.1 – 11 y 6 (Fito Páez)

En un café se vieron por casualidad
cansados en el alma de tanto andar.
Ella tenía un clavel en la mano,
él se acercó le preguntó si andaba bien.
Llegaba a la ventana en puntas de pie
y la llevó a caminar por Corrientes.

Miren todos
ellos solos, pueden más que el amor.
Y son más fuerte que el olimpo
se escondieron en el centro
y en el baño de un bar
sellaron todo con un beso.

Durante un mes vendieron rosas en La Paz
presiento que no importaba nada más
y entre los dos juntaban algo.
No sé porqué pero jamás los volví a ver
él carga con 11 y ella con 6
Y si reía le daba la luna.

1.2 – Pueblos tristes (Otilio Galíndez)

Qué piensa la muchacha que pila y pila,
qué piensa el hombre torvo junto a la vieja,
qué dicen campanas de la capilla
en sus notas, qué tristes, parecen quejas.

Y esa luna que amanece
alumbrando pueblos tristes,
qué de historias, qué de penas,
qué de lágrimas me dice.

En el fondo hay un santo de a medio peso,
una vela que muere en aceite sucio.
Más allá, viene un perro que es puro hueso
con ladridos del hambre que Dios le puso.

1.3 – Y sin embargo (Joaquín Sabina – Pancho Varona – Antonio García de Diego)

De sobras sabes que eres la primera,
que no miento si juro que daría
por ti la vida entera,
por ti la vida entera;
y, sin embargo, un rato, cada día,
ya ves, te engañaría
con cualquiera,
te cambiaría por cualquiera.

Ni tan arrepentido ni encantado
de haberme conocido, lo confieso.
Tú que tanto has besado
tú que me has enseñado,
sabes mejor que yo que hasta los huesos
sólo calan los besos
que no has dado,
los labios del pecado.

Porque una casa sin ti es una emboscada,
el pasillo de un tren de madrugada,
un laberinto
sin luz ni vino tinto,
un velo de alquitrán en la mirada.

Y me envenenan los besos que voy dando
y, sin embargo, cuando
duermo sin ti contigo sueño,
y con todas si duermes a mi lado,
y si te vas me voy por los tejados
como un gato sin dueño
perdido en el pañuelo de amargura
que empaña sin mancharla tu hermosura.

No debería contarlo y, sin embargo,
cuando pido la llave de un hotel
y a media noche encargo
un buen champán francés
y cena con velitas para dos,
siempre es con otra, amor,
nunca contigo,
bien sabes lo que digo.

Porque una casa sin ti es una oficina,
un teléfono ardiendo en la cabina,
una palmera
en el museo de cera,
un éxodo de oscuras golondrinas.

Y cuando vuelves hay fiesta
en la cocina
y bailes sin orquesta
y ramos de rosas con espinas,
pero dos no es igual que uno más uno
y el lunes al café del desayuno
vuelve la guerra fría
y al cielo de tu boca el purgatorio
y al dormitorio
el pan de cada día.

Versión de Ana Belén

De sobra sabes que eres mi bandera,
que no miento si juro que daría
por ti la vida entera,
por ti la vida entera;
y, sin embargo, un rato, cada día,
ya ves, te engañaría
con cualquiera,
te cambiaría por cualquiera.

Ni tan arrepentida ni encantada
de haberme conocido, lo confieso.
Oveja descarriada
de tantas madrugadas.
Sabes mejor que yo que hasta los huesos
sólo calan los besos
que no han dado,
los labios del pecado.

Porque una casa sin ti es una embajada,
el pasillo de un tren de madrugada,
un laberinto
sin luz ni vino tinto,
un velo de alquitrán en la mirada.

Y me envenenan los besos que voy dando
y, sin embargo, cuando
duermo sin ti contigo sueño,
y con todos si duermes a mi lado,
y si te vas me voy por los tejados
como gata sin dueño
perdida en el pañuelo de amargura
que empaña sin mancharla tu hermosura.

No debería contarlo y, sin embargo,
cuando pido la llave de un hotel
y a media noche encargo
un buen champán francés
y cena con velitas para dos,
siempre es con otro, amor,
nunca contigo,
bien sabes lo que digo.

Porque una casa sin ti es una oficina,
un teléfono ardiendo en la cabina,
una palmera
en el museo de cera,
un éxodo de oscuras golondrinas.

Y cuando vuelves hay fiesta
en la cocina
y bailes sin orquesta
y ramos de rosas con espinas,
pero dos no es igual que uno más uno
y el lunes al café del desayuno
vuelve la guerra fría
y al cielo de tu boca el purgatorio
y al dormitorio
el pan de cada día.

1.4 – Tristesse (Milton Nascimento)

Como você pode pedir
Pra eu falar do nosso amor
Que foi tão forte e ainda é
Mas cada um se foi

Quanta saudade brilha em mim
Se cada sonho é seu
Virou história em sua vida
Mas prá mim não morreu

Lembra, lembra, lembra, cada instante que passou
De cada perigo, da audácia do temor
Que sobrevivemos que cobrimos de emoção
Volta a pensar então

Sinto, penso, espero, fico tenso toda vez
Que nos encontramos, nos olhamos sem viver
Pára de fingir que não sou parte do seu mundo
Volta a pensar então

1.5 – Días de gloria (Pablo Milanés)

Los días de gloria
se fueron volando
y yo no me di cuenta.
Sólo la memoria
me iba sosteniendo
lo que un día fue.
Vivo con fantasmas
que alimentan sueños
y falsas promesas
que no me devuelven
los días de gloria
que tuve una vez.

Perdí mi yagruma
y mi colibrí,
perdí mi guitarra,
se perdió en la bruma
donde pierdo el habla
y te pierdo a ti.
Los días de gloria
se fueron con todo
lo que un día fui.

Los días de gloria
cerraban esperas
abrían ventanas
donde iban entrando
dolores de antaño
hacia el porvenir.
Qué es lo que me queda
de aquella mañana
de esos dulces años
sin ira y desgano.
Los días de gloria
los dejamos ir.

1.6 – Locuras (Silvio Rodríguez)

Hay locuras para la esperanza
hay locuras también del dolor
y hay locuras de allá
donde el cuerdo no alcanza
locuras de otro color

hay locuras que son poesía
hay locuras de un raro lugar
hay locuras sin nombre
sin fecha sin cura
que no vale la pena curar

hay locuras que son como brazos de mar
te sorprenden te arrastran te pierden y ya
hay locuras de ley pero no de juzgar

hay locuras que son la locura
personales locuras de dos
hay locuras que imprimen
dulces quemaduras
locuras de diosa y de dios

hay locuras que hicieron el día
hay locuras que están por venir
hay locuras tan vivas
tan sanas tan puras
que una de ellas será mi morir.

1.7 – Sólo pienso en ti (Víctor Manuel San José)

Ella fue a nacer
en una fría sala de hospital;
cuando vio la luz,
su frente se quebró como el cristal
porque entre los dedos de su padre
como un pez se le escurrió.
Hace un mes cumplió los veintiséis.
Sólo pienso en ti.

Hey, sólo pienso en ti.
Juntos de la mano se les ve por el jardín
No puede haber nadie en este mundo tan feliz.
Hey, sólo pienso en ti.

Él nació de pie,
le fueron a parir entre algodón
su padre pensó
que aquello era un castigo del Señor.
Le buscó un lugar para olvidarlo
y siendo niño le internó.
Pronto cumplirá los treinta y tres.
Sólo pienso en ti.

En el comedor
les sientan separados a comer.
Si se miran bien,
les corren mil hormigas por los pies.
Ella le regala alguna flor
y él le dibuja en un papel
algo parecido a un corazón.
Sólo pienso en ti.

1.8 – Te quiero bien (Lynn Milanés)

No digas más que mi ilusión fue escasa en tu vida,
Revisa por la habitación, lavé tu corazón.
Repara en todos los detalles,
Y encontraras mi desmesura,
Mi amarte bien…
No cantes aquella canción de la despedida,
Un día de tu soledad, no abras cartas de amor.
Que música nos besaba, efluvios de melancolía… Si lo sientes, mejor.
Valor para intentar,
Valor para aceptar..
Que yo,
Te quiero bien.

No calles tu voz interior,
Frenando el ‘on’ de tus días.
Y déjate como un halcón,
Caminar sobre mi.
Morirte y luego en mi diamante,
Pasar una tarde en alegría,
Si lo sientes, mejor.
Valor para intentar,
Valor para aceptar,
Que yo,
Te quiero bien.

1.9 – Voy a apagar la luz (Armando Manzanero)

Voy a apagar la luz para pensar en ti,
y así dejar soñar a mi imaginación.

Allí donde todo lo puedo, donde no hay imposibles.
Que me importa vivir de ilusiones si así soy feliz.

Pero como te abrazare cuanto te besare,
mis mas ardientes anhelos en ti realizaré.
Te morderé los labios, me llenare de ti,

Así que voy a apagar la luz para pensar en ti.

Allí donde todo lo puedo, donde no hay imposibles,
que me importa vivir de ilusiones si así soy feliz.

Pero como te abrazare cuanto te besare,
mis mas ardientes anhelos en ti realizaré.

Te morderé los labios, me llenare de ti,
Así que voy a apagar la luz para pensar en ti.

1.10 – En mi alma (Raúl Torres)

Hace tiempo que te siento tan extraña,
Son manías novedosas que me dañan,
Las espinas y las rosas confundí
Cuando decías fuera de ti…
Que no entendías nada.
Yo no se por qué te muestras tan cerrada,
Yo no se si estas odiando o eres odiada,
Solo supe que el camino que escogí,
El que me diste tú…
Acaban en el agua.
Ay amiga no me cambies coordenadas,
Ay amiga no me duermas con tus cuentos,
No me enredes más patéticas marañas.
¿En qué oscuro mar tú corazón se baña?
Hace días que te siento un poco rara,
Son las luces de la duda, que se apagan.
He pensado en la distancia un poco más,
Y no lo veo tan mal,
En curso de las almas…
Ay amiga no me cambies coordenadas,
Ay amiga no me duermas con tus cuentos,
No me enredes más patéticas marañas,
¿En qué oscuro mar tu corazón se baña?
Hace días que te pienso con nostalgia,
Como si en el firmamento me faltaras,
Es probable que el destino lo quiera así,
Pero que sepas bien,
Que vives en mi alma.

1.11 – Como un bolero (Liván Castellanos)

Debí partir, y junto a ti
Se me escaparon las mañanas
La soledad, llegó despacio y se anidó
Justo a mi lado
Te esperaré, me quedaré
Sentada aquí hasta que vuelvas
Y aunque pasen los años
Y olvide el sabor de tus labios
Estaré
Y viviré desesperada en los recuerdos
Tirando al aire las cenizas
Del ayer.
Como un bolero
Te haré vivir el amor de los cielos
Traeré dos mares de locura
Encontrarás la pasión con un beso
Que sólo es por ti.

2.1 – Miradas de hielo (Raúl Torres)

Si a eso le llamas un beso
No quiero besarte no acerques esos labios
Que no me apagaran la sed de la que estoy preso
Si a eso le llamas cariño
No quiero contarte del modo en que te amé
Porque te elevaré hasta el cielo puedes estrellarte
Miradas de hielo no encienden hogueras
Que le den las malas a ángeles de cera
Que mendiguen alas
Si es verdad que me amas no seas mi dueña

Si a eso le llamas amor
No finjas ámame no te metas en eso
Que es un negocio de los buenos pero no es rentable.

2.2 – Rabo de nube (Silvio Rodríguez)

Si me dijeran pide un deseo
preferiría un rabo de nube,
un torbellino en el suelo
y una gran ira que sube.
Un barredor de tristezas,
un aguacero en venganza
que cuando escampe parezca
nuestra esperanza.

Si me dijeran pide un deseo,
preferiría un rabo de nube,
que se llevara lo feo
y nos dejara el querube.
Un barredor de tristezas,
un aguacero en venganza
que cuando escampe parezca
nuestra esperanza.

(1977)

2.3 – Juramento (Miguel Matamoros)

Si el amor hace sentir hondos dolores
y condena a vivir entre miserias
yo te diera, mi bien, por tus amores
hasta la sangre que hierve en mis arterias.

Es surtidor de místicos pesares
que hace al hombre arrastrar largas cadenas
yo te juro arrastrarlas por los mares
infinitos y negros de mis penas.

2.4 – Aunque nunca lo sientas (Athanai Castro)

Frío en Madrid
Frío sin ti
Frío aunque nunca lo sientas
Tanto soñé, tanto esperé
Y ahora me fallan las fuerzas
Cuando salí
Busqué en vano el sol
Luego te vi y amaneció
Muy por ahí
Se esconde el calor
Gracias a ti arde este amor.

2.5 – No ha sido fácil (Pablo Milanés)

Yo, vine creciendo y me forjé
cual mi generación distinta
a la de ayer.

Soy, continuidad de mi niñez,
que es hija del sudor
de los brazos que ame.

Soy como quisieron ser
pero tratando de ser yo,
ni menos mal
pero en verdad
ni menos bien.

No ha sido fácil tener
una opinión que haga
valer mi vocación
mi libertad para escoger.

Amo sin ver lo que en el futuro
tenga que acontecer
dejo al sentir más puro,
florecer.

Ámame sin temor alguno
que yo he de prometer
fidelidad a mi modo de ser.

Yo, yo sólo tengo la razón
de quien quisiera ser
mejor de lo que ayer.

Yo, pongo en tu mano el corazón
con toda mi virtud,
mi egoísmo también.

Sufre conmigo el error que cometeré
goza también lo que de bien
se ha de lograr sin pretender.

Sube conmigo a encontrar el escalón
que evocaré para llegar
a ese lugar que un día soñé.

(1984)

2.6 – Años (Pablo Milanés)

El tiempo pasa,
nos vamos poniendo viejos
y el amor no lo reflejo, como ayer.
En cada conversación,
cada beso, cada abrazo,
se impone siempre un pedazo de razón.

Pasan los años,
y cómo cambia lo que yo siento;
lo que ayer era amor
se va volviendo otro sentimiento.
Porque años atrás
tomar tu mano, robarte un beso,
sin forzar un momento
formaban parte de una verdad.

El tiempo pasa,
nos vamos poniendo viejos
y el amor no lo reflejo, como ayer.
En cada conversación,
cada beso, cada abrazo,
se impone siempre un pedazo de temor.

Vamos viviendo,
viendo las horas, que van muriendo,
las viejas discusiones se van perdiendo
entre las razones.
A todo dices que sí,
a nada digo que no,
para poder construir la tremenda armonía,
que pone viejos, los corazones.

El tiempo pasa,
nos vamos poniendo viejos
y el amor no lo reflejo, como ayer.
En cada conversación,
cada beso, cada abrazo,
se impone siempre un pedazo de razón.

(1975)

2.7 – Para vivir (Pablo Milanés)

Muchas veces te dije que antes de hacerlo
había que pensarlo muy bien,
Que a esta unión de nosotros
le hacia falta carne y deseo también,

Que no bastaba que me entendieras
y que murieras por mí,
Que no bastaba que en mi fracaso
yo me refugiara en ti,

Y ahora ya ves lo que pasó
al fin nació, al pasar de los años,
el tremendo cansancio que provoco ya en ti,
Y aunque es penoso lo tienes que decir.

Por mi parte esperaba
que un día el tiempo se hiciera cargo del fin,
si así no hubiera sido
yo habría seguido jugando a hacerte feliz,

Y aunque el llanto es amargo piensa en los años
que tienes para vivir,
que mi dolor no es menos y lo peor
es que ya no puedo sentir,

Y ahora tratar de conquistar
con vano afán ese tiempo perdido
que nos deja vencidos sin poder conocer
eso que llaman amor para vivir.
Para vivir…

(1967)

2.8 – El breve espacio en que no estás (Pablo Milanés)

Todavía quedan restos de humedad,
sus olores llenan ya mi soledad.
En la cama su silueta
se dibuja cual promesa
de llenar el breve espacio
en que no está.

Todavía yo no sé si volverá,
nadie sabe al día siguiente lo que hará.
Rompe todos mis esquemas,
no confiesa ni una pena,
no me pide nada a cambio
de lo que da.

Suele ser violenta y tierna,
no habla de uniones eternas,
mas se entrega cual si hubiera
sólo un día para amar.
No comparte una reunión,
mas le gusta la canción
que comprometa su pensar.

Todavía no pregunté “¿te quedarás?”.
Temo mucho a la respuesta de un “jamás”.
La prefiero compartida
antes que vaciar mi vida.
No es perfecta, mas se acerca
a lo que yo, simplemente, soñé.

(1984)

2.9 – Canción o [De qué callada manera] (Nicolás Guillén – Pablo Milanés)

¡De qué callada manera
se me adentra usted sonriendo
como si fuera
la primavera!
(Yo, muriendo.)

Y de qué modo sutil
me derramó en la camisa
todas las flores de abril.

¿Quién le dijo que yo era
risa siempre, nunca llanto,
como si fuera
la primavera?
(No soy tanto.)

En cambio, ¡qué espiritual
que usted me brinde una rosa
de su rosal principal!

¡De qué callada manera
se me adentra usted sonriendo
como si fuera
la primavera!
(Yo, muriendo.)

2.10 – Ya se va (Pablo Milanés)

Ya se va aquella edad.
Qué lindo fue, que despertar,
fue sentir la inmensa sensación
de vivir en algo más
que en sueños ir.

Fue crecer, saber, dudar,
hacer, buscar, pedir, brindar,
recorrer el último camino
que te lleva hacia tu propia identidad.

Ya se va aquella edad,
que al elegir te encontrarás
si soñar, frente a tu propia imagen
ya en un viaje del que jamás regresarás.

Y hoy se resiente el corazón
siento algo más que una ilusión.

Ya se va aquella edad
es algo nuevo que va entrando
se va imponiendo, lacerando
algún rincón de mi emoción.

Y aquí esta pues esa edad,
que al elegir te encontrarás
si soñar, frente a tu propia imagen
ya en un viaje del que jamás regresarás.
Jamás.

(1984-1985)

2.11 – Yolanda (Pablo Milanés)

Esto no puede ser no más que una canción;
quisiera fuera una declaración de amor,
romántica, sin reparar en formas tales
que pongan freno a lo que siento ahora a raudales.
Te amo,
te amo,
eternamente, te amo.

Si me faltaras, no voy a morirme;
si he de morir, quiero que sea contigo.
Mi soledad se siente acompañada,
por eso a veces sé que necesito
tu mano,
tu mano,
eternamente, tu mano.

Cuando te vi sabía que era cierto
este temor de hallarme descubierto.
Tú me desnudas con siete razones,
me abres el pecho siempre que me colmas
de amores,
de amores,
eternamente, de amores.

Si alguna vez me siento derrotado,
renuncio a ver el sol cada mañana;
rezando el credo que me has enseñado,
miro tu cara y digo en la ventana:
Yolanda,
Yolanda,
eternamente, Yolanda.

(1970)

2.12 – A tu lado o [Si tú te vas] (Mario Dali)

Estando a tu lado me vuelvo la risa de un niño
estar a tu lado me calma la sed de trotar.
Si un último deseo pidiera
sería tus labios besar
y para ti robarme el azul del cielo y el mar.

Si tú te vas
no sé, no sé cómo respiro,
dónde me escondo
cómo te lloro,
no sé, no sé.

Si tú te vas,
¡ay! se me acaba la vida,
cómo respiro,
dónde me escondo
cómo te lloro,
no sé, no sé.

Solo te quiero pedir
que me ames tal como soy
tu sueño es mi libertad
y es un regalo de Dios.
Tal vez en otro lugar
nos encontremos tú y yo
para volver a amarte.

Estar a tu lado me calma la sed de trotar
si un último deseo pidiera
sería tus labios besar
y para ti robarme el azul del cielo y el mar.