Orígenes

Orígenes

1994

Descargue este disco aquí

Acceda al contenido de este disco desde diversas plataformas digitales de distribución de música.

TEMAS DEL DISCO

1 – Marginal (Pablo Milanés)

Vengan todos a mi jardín,
toquen y deshojen las flores a su
gusto.
Besen los labios cercanos con
ternura.
Derramen una lágrima
por cada uno de nosotros
que incomprendido es…
Y juntos,
hagamos un solo canto a la
felicidad
que nos espera.

2 – La soledad (Pablo Milanés)

La soledad
es un pájaro grande multicolor
que ya no tiene alas para volar
y cada nuevo intento da más
dolor.

La soledad
anida en la garganta para esperar
el grito que se arranca con su
cantar cuando llega el silencio
del desamor.

La soledad
a veces tiene ganas de acompañar
el rostro que recuerda mal
aquel amor que nunca fue para
soñar.

La soledad
inventa la más bella aparición
remueve los rincones del corazón
para quedarse sola la soledad…
con su niñez
su mocedad
con su vejez
para llorar
para morir
en soledad…

3 – Intercambio (Pablo Milanés)

Cuando toco tu cuerpo desbordado
de una luz que genera decisión
se me sale en el tiempo lo guardado
para mi último adiós sin
condición.

Cuando tocas mi cuerpo
deslumbrado
en el sabio favor de agradecer
vas dejando que vierta mi legado
para envolverlo en tu saber hacer.

Desnudos, sin pudor, con inocencia
no nos queda una grieta que explorar
ni una ranura sin ser descubierta
ni un montículo más sin conquistar
con mezcla de candor y de conciencia
nos perdemos en nuestra inmensidad…

Al regresar al borde de esa vida
donde fluye la cotidianidad
te das cuenta que enriqueció tu lira,
me doy cuenta que hay
otra libertad.

4 – Carta a un amigo lejano (Pablo Milanés)

Hoy quiero estar contigo amigo
porque disfruto de tu presencia
ante mí porque lo mismo te ha
de ocurrir a ti porque es hermoso
que nos pase a los dos.

Hoy quiero estar contigo amigo
emocionados al abrirse una flor
discutiendo por qué el globo
estalló emborrachándonos de
risa y dolor.

Hoy quiero estar sin entender
la distancia que nos va a separar
la frontera que lascera
lo poco que queda
para que uno pueda
en los tiempos que llegan
repartir amor.

Hoy quise estar contigo amigo
y la dura realidad destruyó
el dulce sueño que forjamos tú y yo
tal vez mañana haya otra suerte.
Ojalá
Adiós.

5 – La ternura que me vino a salvar (Pablo Milanés)

Vuelvo a nacer lejos de aquí
y aseguro que te voy a encontrar
ya no podemos dejar
la dependencia que unió
dos corazones aunque
distintos van caminando a su
pesar.

Nuevamente se tendrán que
buscar.
Tú eres la paz, tú eres la flor, la
ternura que me vino a salvar
yo soy la espina mortal
que clava un viejo dolor.

Las diferencias en la distancia
el tiempo las borrará
y los contrastes se atraen
las coincidencias suelen matar
el afán de indagar quién eres tú.

Cedamos más, busquemos luz
el orgullo no ennoblece el amor
la tolerancia es valor
para salvarnos los dos.

6 – Sueños (Pablo Milanés)

Quiero regresar
hacia el lugar donde nací
quiero recordar
quedarme allí.

Quiero imaginar que
todo se quedaba así
que no hubo un tiempo que pasó
para vivir.

Quiero retornar
a la inocencia de asistir
cada día a descubrir
una mañana azul
un pájaro en trasluz
el viento puro que me asalta el
corazón de amor.

Quiero regresar hacia ese lugar
donde el río canta una canción,
bañarme en el sol,
tenderme al olor de la yerba al salir.
Y en mi mundo infantil
fundirme con el cielo y dejar
volar mi pensamiento libre.

7 – Sandra (Pablo Milanés)

Sandra te quiero cantar.
Sandra pero no es igual,
Sandra que cuando cantaba
y sólo pensaba en la eternidad.

Sandra prefiero pensar
que nuestro amor es mortal
Sandra que existe el cansancio
y que nuestro espacio lo pueden
violar.

Sandra que solo y que tarde
me toca hacer confesiones
pero el corazón me arde
y aunque no lo quiera me salen
canciones.

Sandra hoy te voy a querer,
no sé si acompañarás
mi figura en la ventana…
esperando el mañana
volviendo a nacer.

8 – El pecado original (Pablo Milanés)

Dos almas
dos cuerpos
dos hombres que se aman
van a ser expulsados del paraíso
que les tocó vivir.

Ninguno de los dos es un guerrero
que premió sus victorias con mancebos.
Ninguno de los dos tiene riquezas
para calmar la ira de los jueces.

Ninguno de los dos es presidente.
Ninguno de los dos es un ministro.
Ninguno de los dos es un censor
de sus propios anhelos mutilados.

Y sienten
que pueden
en cada mañana
ver su árbol, su parque, su sol,
como tú y como yo.

Que pueden desgarrarse sus entrañas
en la más dulce intimidad con amor
así como por siempre hundo mi carne
desesperadamente en tu vientre
con amor también.

No somos Dios.
No nos equivoquemos otra vez.

9 – Queridos muertos (Pablo Milanés)

Armando Guerra
Felito Ayón
por qué se fueron
qué solo estoy…
Llanto de un día
melancolía.
Hoy tengo frío
y no ha salido aún el sol…
¡Ya me alzaré de este gorrión!

Dulce Angelito
sangre y dolor;
padre, pedazo de mi canción…
llega la lluvia,
y me estoy viendo
bañándome en un aguacero invernal
madre temblando ya me va a regañar.

Un perro ladra,
va a amanecer,
el viento silba,
se oye un árbol crujir,
todo se agolpa para sentir
esos recuerdos que me hacen vivir.

Haydée, Adita, Miguel, Quintín
cuántas sonrisas vienen a mí.
Salgo a la calle
no los olvido
tal vez los sienta en
cada acto en que soy
y sigo siendo el que les dio
amor.

10 – Canción de cuna para una niña grande (Pablo Milanés)

Fragilidad que confunde al mostrar
una coraza que intenta frenar
el duro embate del diario bregar…
déjate amar.

Independencia que nunca lo fue
tierna aspereza que esconde el
clamor por el abrazo que
nunca te doy…
tengo temor.

Para mi reina construí
un paraíso que soñé
hermoso nido hecho de caña y maíz.

Mangos y flores te traeré.
Mieles y atoles libarás
hasta escuchar un llanto más de
mi raíz.

Luego la vida te habrá de enseñar:
con la belleza no es fácil andar
sin la certeza del bien y del mal
pobre de mí…

11 – La soledad (Pablo Milanés)
La soledad
es un pájaro grande multicolor
que ya no tiene alas para volar
y cada nuevo intento da más
dolor.

La soledad
anida en la garganta para esperar
el grito que se arranca con su
cantar cuando llega el silencio
del desamor.

La soledad
a veces tiene ganas de acompañar
el rostro que recuerda mal
aquel amor que nunca fue para
soñar.

La soledad
inventa la más bella aparición
remueve los rincones del corazón
para quedarse sola la soledad…
con su niñez
su mocedad
con su vejez
para llorar
para morir
en soledad…