Identidad

Identidad

1990

Descargue este disco aquí

Acceda al contenido de este disco desde diversas plataformas digitales de distribución de música.

TEMAS DEL DISCO

1 – Identidad (Pablo Milanés)

Me sumo a tu locura callejera
A tu inconformidad con lo ya hecho
Y siempre igual que tú pondré mi pecho
Para tomar el rumbo que tú llevas

Me sumo a tu verdad como bandera
Del que es joven y ama lo más hermoso
Y sin que ceda un rato de reposo
Impone un nuevo mundo a su manera

Ah con tus besos en el aire
Ah con tus manos en la calle

Me sumo a tu locura callejera
A tu inconformidad con lo ya hecho
Y siempre igual que tú pondré mi pecho
Para tomar el rumbo que tú llevas

Me atrevo a aseverar de tu pureza
Y que sin ti no se ha movido el mundo
Y como tu prefiero ir dando tumbos
Antes que me corroa la pereza

En fin el tiempo pasa y van llegando
Los años de asentarse con holgura
Mas sigo prefiriendo tu locura
Antes que lo pasado ir añorando

Ah con tus besos en el aire
Ah con tus besos en la calle
Ah con los años que se fueron
Ah prefiero los venideros

(1988)

2 – Para mover su mundo (Pablo Milanés)

El hombre sale en busca de lo que ha de prometer
Para mover su mundo, violentar su acontecer
Le dicen que imposible, que eso no se puede hacer
Lograr la maravilla de vencer.

Se cargará de sueños, de quimeras y de fe
Evocará leyendas, aventuras y, en su amor,
Encontrará los hombres que creyeron su pasión
Y juntos se les ve rumbo a la acción

Modernos caballeros, rompen lanzas por doquier
No avanza el que no tiene voluntad para crecer
Se queda en el camino, quien nunca pudo ser

Si el hombre se propone, en las estrellas conseguir
El pecho de su amada brillará en el porvenir
El hombre no se sienta a ver el fruto de su acción
Mañana propondrá llegar al sol

3 – Hombre que vas creciendo (Pablo Milanés)

Hombre que vas creciendo,
en el camino ha quedado
sangre que fue cimiento,
cimiento de lo logrado.
Sí.

Lo que ayer fuera un grito
hoy cambia en una sonrisa.
Cuánto cuesta el destino
que la patria necesita.
Sí.

Cuánta vida preciosa,
cuántas generaciones,
qué juventud deseosa,
como tú, se perdió.

Cuánto costó este cielo,
cuánto la tierra amada,
cuánto alzar la bandera
que inmolarse los vio.

(1973)

4 – Como una bendición (Pablo Milanés)

Deja que en tu pecho me quede dormido
Y el sueño tranquilo que tanto anhelaba pueda ver
Deja que esto sea como nunca ha sido
Y que tus latidos me marquen el ritmo de lo que ha de ser

Con cuánta ternura tú me envuelves en la necesidad
De descubrir la mañana a la medida de tu frescura
Transcurre segura casi como tu generación
Qué hermosa lección para el que tuviera dudas

La tarde serena va cayendo como una bendición
La sombra se hace canción y en el espacio tu risa plena
La noche que llega no me dura ya una eternidad
Qué felicidad, cómo me entrego y se entrega

5 – Los caminos (Pablo Milanés)

Los caminos,
los caminos no se hicieron solos
cuando el hombre,
cuando el hombre dejó de arrastrarse.

Los caminos,
los caminos fueron a encontrarse
cuando el hombre,
cuando el hombre ya no estuvo solo.

Los caminos,
los caminos que encontramos hechos
son desechos,
son desechos de viejos vecinos.

No crucemos,
no crucemos por esos caminos
porque sólo,
porque sólo son caminos muertos.

Hay caminos que conducen
a una sola dirección;
ese camino lo escojo
como única solución.

Rompiendo montes, ciudades,
cambiando el curso a los ríos,
bajando hasta mi montaña,
subiendo el mar a los míos.

Haciendo un camino largo,
largo hasta ver el mañana,
toda esta tierra temprana
que se quiere levantar
mañana va a despertar
sin ver sus días amargos.

No crucemos,
no crucemos por esos caminos,
porque sólo,
porque sólo son caminos muertos.

(1972)

6 – A caminar (Pablo Milanés)

uiero poner en la punta de tus dudas
la verdad que me quema las entrañas
e inundarte el espacio que me ofrezcas
como un hermoso río que te baña.

Quiero desnuda hablar de la inocencia
que provoca quitarse los ropajes,
y mostrarme cual soy en tu presencia,
como si fuera a partir sin equipaje.

No me pidas cambiar lo que en principio
admirabas en mí sin serte extraño,
en el amor no existen sacrificios,
se entrega hasta la vida voluntaria.

Yo no quiero cambiar lo que tu fuiste,
lo que eres y serás, al enfrentarme
entre ratos alegres y otros tristes,
mi función de mujer en este viaje.

Despójate de culpas y pasiones,
que cinco siglos van a terminar
entrégate a la luz de mis amores,
y juntos de la mano a caminar.

No me pidas cambiar lo que en principio,
admirabas en mí sin serte extraño.

Yo no quiero cambiar lo que tú fuiste,
lo que eres y serás al enfrentarme.

7 – La novia que nunca tuve (Pablo Milanés)

La gloria como una nube
desaparece si miras otra vez
la fama va envileciendo
ese pedazo intacto que queda de ti
y ni siquiera el poder será
capaz de neutralizar
lo que se puede encontrar
bajo una risa feliz
y un sentimiento espiritual
que te aguardan para hacerte
bueno hasta el final.

Las cosas que nunca tuve
son tan sencillas
como irlas a buscar…

Tuve un árbol pero se secó
tuve un niño y entre mis manos creció
tuve un libro pero envejeció
el tiempo se llevó
toda la inocencia que al nacer les dio.

Las cosas que nunca tuve
son tan sencillas
como irlas a buscar…

Por eso cuando te miro
ya sin ninguna duda
creo adivinar
que estoy a un paso de la verdad
cuando presiento que sé
lo que se puede encontrar
bajo esa risa feliz y un sentimiento espiritual
que me aguardan para hacerme bueno hasta el final.

La novia que nunca tuve,
el primer amor
que siempre soñé…

8 – Salida (Eduardo Ramos)

Aminoró el cansancio al filo de la madrugada,
ya mi cabeza daba vueltas todo me giraba,
y cuando miro tú llegabas con un desenfado, raro.
Y yo esperaba sin saber: cuándo, ni quién llegaba,
cuando te vi sentí que tu presencia me inundaba,
y si le sumo que llegaste con un desenfado grato.

Salida.
Le di salida a mis sentimientos,
sin pedir mucho ya tenía tu cuerpo
que iba besando de tramo en tramo largo.
Sentí salir con fuerza desde adentro
un sentimiento que no me era ajeno,
me iba llegando desde cada abrazo.

No sé si fue el impulso de tu risa desbocada
lo que animó a perdurar lo que entonces brotaba,
a veces pienso si sería tanto desenfado.
O fue el destino sorteador de instantes y momentos,
o la nostalgia de un amor perdido en el tiempo.
Lo que es seguro es que desbordas todos mis anhelos.

Salida.
Dale salida a tus sentimientos,
ningún esquema es bueno en ese empeño.
Nunca abrá amor donde no haya derroche.
Que juntos salgan nuestros desafueros
y renovarnos desde cada beso,
más si esto ocurre con tal desenfado grato
Salida.