Filin 3

Filin 3

1990

Descargue este disco aquí

Acceda al contenido de este disco desde diversas plataformas digitales de distribución de música.

TEMAS DEL DISCO

1 – La gloria eres tú (José Antonio Méndez)

Eres mi bien
lo que me tiene extasiado
por qué negar
que estoy de ti enamorado
de tu dulce alma
que es toda sentimiento.

De esos ojazos negros
de un raro fulgor
que me dominan
e incitan al amor
eres un encanto
eres mi ilusión.

Dios dice que la gloria está en el cielo
que es de los mortales el consuelo al morir.
Desmiento a Dios
porque al tenerte yo en vida
no necesito ir al cielo tisú
si alma mía, la gloria eres tú.

2 – Tú mi desengaño (Pablo Milanés)

Cuando siento que tu imagen se me esfuma
mi tristeza ya la logró disipar
y es que era tu figura la causante de mi mal.
Pocas veces el amor había encontrado
y en tus besos lo creí adivinar
pero hiciste la traición equivocada al final.

Y ahora vienes
diciendo que siempre me has querido
que no has vivido
sin mi cariño
que me has amado con frenesí
corazón, mira tu fin.
Porque ahora no te quiero,
te lloro y tus besos no me pueden importar
porque tengo un nuevo amor
que te aseguro mi vida le voy a dar.

(1963)

3 – Rosa mustia (Ángel Díaz)

Cuando mueran tus encantos
y no quede ya de ti, nada,
yo te diré: Me da tristeza contemplarte
triste, sola, no queda ya de lo que fuiste
nada, nada.

Fuente de amor fuiste ayer
hoy tristeza nada más
y tú lloras al saber la realidad y al verte así…
Me da tristeza contemplarte
triste, sola, no queda ira de lo que fuiste
nada, nada.

Viendo hoy que estas así
siento compasión de ti rosa mustia
ese es tu final.

4 – Debí llorar (Giraldo Piloto – Alberto Vera)

Debí llorar y ya ves,
casi siento placer
debí llorar de dolor,
por vergüenza tal vez.

Debí sufrir el bochorno
de tu insensatez
pero ya ves apenas estoy triste solo.

Y este sufrir sin razón
en fugaz padecer
yo concebí tu traición
como un simple revés.

De que jamás podrás saber
cuanto cariño soy capaz de ofrecer.
Debí llorar
pero pensé
¿por qué?.

5 – Es nuestra canción (César Portillo de la Luz)

Una nueva emoción vibra en mi corazón
en el mundo no hay nadie más dichoso que yo.
Será que en la primavera de mi gran amor
brilla el ardiente sol de mi gran pasión por ti.

Mi canción es un grito de alegría
en mi pecho no cabe más felicidad.
Todo canta al besarte a ti y al verte sonreír
soy tan feliz con tu amor.

Una nueva emoción
vibra en mi corazón
en el mundo no hay nadie más dichoso que yo.
Todo canta al besarte a ti y al verte sonreír
logro al fin comprender qué cosa es amor.

6 – Nuevo amanecer (José Antonio Méndez – Carlos León)

Qué bonito es lograr
al fin encontrar un cariño así
como sueño que al despertar
es nuevo amanecer.

Qué belleza tan natural
tan ingenua, tan sin igual
al saber que ya es realidad
la ansiada afinidad.

Yo sé bien que este amor
será una eterna felicidad
comprensión y sinceridad
de la mano nos llevará.

Maravilla la comunión
del respeto con la pasión
esplendor que a mi vida da
un nuevo amanecer.

7 – Tú no sospechas (Marta Valdés)

Tú no sospechas
cuando me estás mirando
las emociones
que se van desatando.

Te juro que a veces
me asusto de ver
que te has ido adueñando de mí
y que ya yo no puedo frenar
el deseo de estar junto a ti.

Tú no sospechas
estas furias inmensas
que me dominan
cada vez que te acercas,
y aunque no ha habido intención en ti
de provocar lo que siento,
te vas a enterar de una vez
de que ya te quiero.

(1958)

8 – Imágenes (Frank Domínguez)

Como en un sueño sin yo esperarlo
te me acercaste
y aquella noche maravillosa
ya me besaste.

Y en el hechizo de tu sonrisa
había ternura
y en esa entrega de tus caricias
tibia dulzura.

Pero el destino marca un camino
que nos tortura
y entre mis brazos quedó el espacio
de tu figura.

Y desde entonces te estoy buscando
para decirte
que como un niño, cuando te fuiste,
me quedé llorando.

9 – En la orilla del mundo (Martín Rojas)

Se fue tornando púrpura a su paso
un camino inexplorado
él no lo advirtió.
Llovió sobre su frente y sediento,
consumió el agua del tiempo
él no lo advirtió.

Anduvo veinte años sin saberlo sin dolerse,
la mirada rota sin ver el color
de la distancia que se hizo familiar
como las piedras que hirieron su carne
como el polvo del camino aquel
que aún después de haber andado
convirtióse en un sendero árido y cruel.

No pudo más y exánime rodó
sobre la arena casi delirante
como alucinado divisó
el gris contorno de un paraje
era la orilla del mundo
en la que jamás pudo reposar.

10 – Deja que siga sola (Marta Valdés)

Deja que siga sola, (*)
tu falsedad me espanta.
Preferible será que te alejes de mí
para siempre.

Quiero recordar
que has untado de ilusión mi soledad.
Quiero olvidar lo infeliz que me has hecho
con tu mentir.

Deja que siga sola
como tú al fin me hallaste.
No interrumpas en mí el impulso feliz
de borrar el dolor que en mi vida pusiste,
la crueldad que en el alma me duele
y olvidar todas las cosas tristes
que tú eres.

(*) Pablo Milanés canta la canción en masculino: “Deja que siga solo”

(1958)