Días de gloria

Días de gloria

2000

Descargue este disco aquí

Acceda al contenido de este disco desde diversas plataformas digitales de distribución de música.

TEMAS DEL DISCO

1 – Días de gloria (Pablo Milanés) *Versión acústica

Los días de gloria
se fueron volando
y yo no me di cuenta.
Sólo la memoria
me iba sosteniendo
lo que un día fue.
Vivo con fantasmas
que alimentan sueños
y falsas promesas
que no me devuelven
los días de gloria
que tuve una vez.

Perdí mi yagruma
y mi colibrí,
perdí mi guitarra,
se perdió en la bruma
donde pierdo el habla
y te pierdo a ti.
Los días de gloria
se fueron con todo
lo que un día fui.

Los días de gloria
cerraban esperas
abrían ventanas
donde iban entrando
dolores de antaño
hacia el porvenir.
Qué es lo que me queda
de aquella mañana
de esos dulces años
sin ira y desgano.
Los días de gloria
los dejamos ir.

2 – Cuando llegas ausente a mí (Pablo Milanés)

Cuando llegas ausente a mí puedo ver
lo presente que vive en ti otro ser,
el abrazo que no terminas,
la mirada a ningún lugar
y el sonrojo inevitable de tu piel.

Es tu cuerpo de madrugada al volver
un deshecho de la frescura de ayer,
vano intento de lograr algo
entre el llanto y el placer
que confunden mi agonía y tu desdén.

Pero un día sucederá lo inesperado
otro nombre pronunciarás cuando me llames.
Yo responderé “sí, amor” aunque me acabe
de morir en mi interior con mi dolor.

Cuando hoy llegas ausente a mí puedo ver
lo presente que sigue en ti otro ser,
el abrazo que no terminas,
la mirada a ningún lugar
y el silencio que me ahoga sin llorar.

3 – Canto a Victoria (Pablo Milanés)

Canto a Victoria
canto a mamá
canto a la amiga
de mi verdad.

Canta Victoria
vuelve a reír
para que todos
crean en ti.

Que tu inocencia
pueda reinar
en estos días
duros de andar.

Canto Victoria
al verte a ti
que nunca cambies
que seas feliz.

4 – Debora Winski (Pablo Milanés)

Debora Winski
duende que existe
para felicidad
de los amigos
que elegiste
desde tu soledad.

Debora Winski
sigues el triste
don de la ubicuidad
de los que buscan
sin encontrarle
la perdida verdad.

Debora Winski
deja algún día
de darte a los demás
cúrate en ristre
de los dolores
de vivir y soñar.

Debora Winski
Wendy sin alas
vamos a caminar
cúbreme en polvos
de tus amores
enséñame a soñar.

5 – En saco roto (Pablo Milanés)

Guardo el dolor en un saco roto y mustio
donde el amor ya no puede convivir.
Guardo mis penas en los años que desuso
y despilfarro en mi incierto porvenir.

Llevo la trágica presencia de la vida
como la vara con que tengo que medir
lo que registra cada día mi pupila
y que incorporo lentamente a mi vivir.

Y así las cosas, hago el payaso aquí
soy el amante allá, soy como un maniquí
que se deja llevar para que el tiempo pueda pasar.

Caminaré entre la gente conmovida
me envolveré entre sus vicios y virtudes,
resistiré como un testigo que no pudo
cantar su tiempo solo en loas y felicidad.

6 – Masa (César Vallejo – Pablo Milanés)

Al fin de la batalla,
y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre
y le dijo: “¡No mueras; te amo tanto!”
Pero el cadáver, ¡ay! siguió muriendo.

Se le acercaron dos y repitiéronle:
“¡No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!”
Pero el cadáver, ¡ay! siguió muriendo.

Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil
clamando: “¡Tanto amor, y no poder nada contra la muerte!”
Pero el cadáver, ¡ay! siguió muriendo.

Le rodearon millones de individuos,
con un ruego común: “¡Quédate, hermano!”
Pero el cadáver, ¡ay! siguió muriendo.

Entonces todos los hombres de la tierra
le rodearon; les vio el cadáver, triste, emocionado;
incorporose lentamente,
abrazó al primer hombre; echose a andar.

(1971)

7 – Nostalgias (Pablo Milanés)

Todo se va
todo tiende a pasar
por el tiempo que nos señalan
para ver que al final del viaje
todo vuelve para comenzar.

Años de luz
inocencia y dolor
como estrellas que se cayeron
como un ciclo que nos hicieron
para el odio, para el amor.

Muero al vivir
resucito al pensar
desde aquello que un día soñé
los espejos que se me rompieron
los juguetes de mi amanecer.

Cómo dejar ese miedo a volar
de esa maña que me acompañó
los clamores de mi adolescencia
sin sabores que me da su ausencia.

8 – Éxodo (Pablo Milanés)

¿Dónde están los amigos que tuve ayer?
¿Qué les pasó?
¿Qué sucedió?
¿A dónde fueron?
Qué triste estoy.

¿Dónde están?
Ayer vieron a Pepe allí,
a Juan acá,
a Hildita allí,
y a Vladimir y a Tomas allá.

Ese Pepe, qué carpintero.
Juan, el electrónico, que inventó
más de una cosa para apretar al enemigo.
Hildita, directora de orquesta, ¡qué estelar!

Vladimir, empresario,
cuántas broncas me echó por liberal.
y Tomás, el pintor, de esos bellos paisajes
que ya no están.

¿Dónde están ?
Quiero verlos para saber
que soy humano,
que vivo y siento por mis hermanos
y ellos por mí.

Donde estén
un saludo para decir
que los he amado
y he deseado
más de una vez
verlos conmigo aquí
morir.

9 – Si ella me faltara alguna vez (Pablo Milanés)

Si ella me faltara alguna vez
nadie me podría acompañar
nadie ocuparía ese lugar
que descubro en cada amanecer
si me faltara alguna vez.

Si ella me dejara de querer
cuando la contemplo al despertar
siento la pureza que me da,
nunca la podré corresponder
si me dejara de querer.

Si ella se olvidara de cantar
ese hermoso mundo que me da
cómo volvería a predicar
si fue su palabra mi verdad
si se olvidara de cantar.

Si ella no inundara esta ciudad
todo cambiaría de color
gozaría de otra claridad
cuando miro y pienso con dolor
si no inundara esta ciudad.

Si ella me faltara alguna vez
si ella me dejara de querer
si ella se olvidara de cantar
si ella no inundara esta ciudad
yo escribiría esta canción.

10 – A dos manos (Pablo Milanés)
Amor, yo no tengo tanto que decir
sino que simplemente aquí estaré
forjando con los años el placer
de hacer la vida golpes
a dos manos contigo.

Amor, nos queda una distancia recorrer
la batalla del tiempo lo dirá
si puedes hasta entonces resistir
me seguirás llevando
de la mano contigo.

Amor, me queda por decir que
fui feliz, que olvidé un tanto
la vida que se arrastra
con incierto porvenir.

Amor, no has podido cambiarme enteramente
pero siento
que a estas alturas me parezco
mas a ti, que a mí.

Amor, yo no tengo tanto que decir
me sobran mil palabras para amar
si es cierto que podemos renacer
quiero que sea de nuevo
de la mano contigo.

11 – Días de gloria (Pablo Milanés) *Versión con trío

Los días de gloria
se fueron volando
y yo no me di cuenta.
Sólo la memoria
me iba sosteniendo
lo que un día fue.
Vivo con fantasmas
que alimentan sueños
y falsas promesas
que no me devuelven
los días de gloria
que tuve una vez.

Perdí mi yagruma
y mi colibrí,
perdí mi guitarra,
se perdió en la bruma
donde pierdo el habla
y te pierdo a ti.
Los días de gloria
se fueron con todo
lo que un día fui.

Los días de gloria
cerraban esperas
abrían ventanas
donde iban entrando
dolores de antaño
hacia el porvenir.
Qué es lo que me queda
de aquella mañana
de esos dulces años
sin ira y desgano.
Los días de gloria
los dejamos ir.