Como un campo de maíz

Como un campo de maíz

2005

Descargue este disco aquí

Acceda al contenido de este disco desde diversas plataformas digitales de distribución de música.

TEMAS DEL DISCO

1 – Yo no sé (Sandra Pérez – Pablo Milanés) *Versión cuerda

Yo no sé si podré permitir tus hazañas,
venerar tu locura,
destruir mi dolor.
Yo no sé si me haré un sonido del viento,
un misterio del tiempo
un deseo de amor.

Mas ahora,
con mi años nocturnos,
con mis alas cansadas,
con la vida soñada,
con la noche nombrando tu rostro callado,
quiero seguir,
quiero vivir,
quiero olvidar,
quiero sentir,
quiero fluir,
quiero llorar,
quiero tener tu corazón.

Yo no sé si podré regresar a tu alcoba,
desvestir tus mentiras,
en mi rostro con (sin) penas.
Disuadir el aroma que trae el recuerdo,
la visión del presente,
sobre el triste pasado.

Mas ahora,
con mi años nocturnos,
con mis alas cansadas,
con la vida soñada,
con la noche nombrando tu rostro callado,
quiero seguir,
quiero vivir,
quiero olvidar,
quiero sentir,
quiero fluir,
quiero llorar,
quiero tener (borrar) tu corazón.

2 – Yo (Malvina Batista – Pablo Milanés)

Me sentí incómodo en tu regazo
pero estaba allí.
Caminé contigo,
me molestabas mucho,
pero estaba allí.

Luego llegó la paz,
esa paz llena de mentiras,
y viví cinco minutos,
tiempo escaso para ti,
y viví cinco minutos para ti,
nada más.

Luego sueños, ansias, anhelos
y el dolor terrible de la verdad.
Ya ahí, no me conocían,
ni ríos, ni llantos, ni penas,
sólo paz, sólo ese ser desconocido:
yo.

3 – Fabelo (Pablo Milanés)

Fabelo es un como un duende con penas y alegrías.
La vida le ha sonreído, la vida le ha llorado.

Pero Fabelo
pinta, y pinta, y pinta.

Lo que pinta Fabelo es tal vez lo que ha llorado
pero hay una sonrisa detrás que me ha marcado.

Por eso sigue
y pinta, y pinta, y pinta.

Fabelo siempre quiere que tengan lo que él:
un poco de pintura, un pincel y un papel.
(Y un lápiz)

Pero Fabelo
pinta, y pinta, y pinta.

Fabelo pinta algo que es su consagración:
una ese que es su orgullo y su propio corazón.

Cuando la mira
pinta, y pinta, y pinta.

Por esto cada día miro mi espejo fiel
y digo
cuando yo sea viejo quiero ser como él.

Porque el sigue
que pinta, y pinta, y pinta.

4 – He sufrido algo (Pablo Milanés)

He sufrido algo,
pero ya no tanto;
si es que yo sufrí, sufrí por ti.

He sufrido algo,
pero ya no tanto;
este dolor que siento no es por ti.

Es por buscar lo nunca encontrado,
es porque en ti yo vi demasiado.
Vi la paz, el amor,
el eterno reposo al caminante.

He sufrido algo,
pero ya no tanto;
mi dolor es otro, no es tu amor.

5 – Mi esperanza (Pablo Milanés – Miguel Núñez)

Después de mirar hacia atrás
el mundo se va abriendo, soy casi feliz,
las nubes me siguen cubriendo,
mas pienso que van a partir.

Mi luz al final se va viendo;
presiento que voy hacia ti,
el beso que un día no di
reaparece con timidez,
que al final venceré.

Saludo a ese día feliz.

Después de mirar hacia atrás
el mundo se va abriendo, soy casi feliz,
las nubes me siguen cubriendo,
mas pienso que van a partir.

Mi luz al final se va viendo;
presiento que voy hacia ti,
el beso que un día no di
reaparece con timidez,
que al final venceré.

Saludo a ese día feliz,
mi esperanza.

6 – Llévame contigo muerte (Pablo Milanés)

Te conocí desde que conocí la infelicidad,
tristeza y tú son una misma palabra ligada a mí.
Te he repetido mil veces: “quiero conocerte más,
quiero vivir en tu mundo donde hay infelicidad”.

Incomprensión es la clave de este mi destierro fugaz.
Amores, odios, total: jamás la felicidad.
Y al final, desesperado, sin aliento, te diré
que ya no me quedan fuerzas para seguir.

Llévame contigo, muerte.

7 – Réquiem para un amor (Mercedes López – Pablo Milanés)

Hoy voy a decir largamente cuánto me dueles:
la noche toma tu forma, dándome gritos.
Hoy voy a decir que si no he muerto es porque espero
al filo del agua en la tormenta
en nuestra semejanza en la que creo
cabalmente, noblemente, sí, no he muerto.

Voy a gritar que te quiero a pesar de ti, por ti,
eternamente mía, enteramente, toda,
penosamente a vuelo de pájaro,
enteramente mía y otra vez y siempre.
Hoy voy a decir cuánto me dueles,
hoy voy a decir “me dueles, cuánto”.

Ay, amor, las tardes me persiguen todavía.

8 – El sol ríe por mí (Pablo Milanés)

Las rosasol le cantan al sol
al ver que tú me quieres, amor,
la vida me sonríe
y cuando oscurece me siento feliz.

Las hojas del otoño al caer
del árbol hacen lágrimas brotar
y cuando en eso pienso
ni su sufrimiento ya me hace llorar.

Porque cuando estoy a tu lado
todo se torna feliz;
el sol emana rayos de luz,
del árbol hacen rosas brotar
y es que hasta lo imposible,
ante tanta dicha, es posible ya.

Me siento tan feliz
que el árbol, las rosas
y hasta el sol ríen por mí,
por tu amor soy feliz.

9 – Sonidos del alma (Sandra Pérez – Pablo Milanés)

Mirando hacia adentro
contando mis sueños,
creyendo que fueron sonidos del alma.

El corazón se hizo agua,
el corazón cayó al mar,
el corazón perdió el alba;
no pudo hablar,
no pudo hablar.

Supimos primero
que nada era cierto,
que vivos y atados, el mundo es incierto.

Dejamos por siempre
el tiempo aburrido,
corrimos en busca del sueño querido,
tratamos que el viento
saciara el intento,
prendiendo el momento
sin cambio y olvido.

10 – Como un campo de maíz (Pablo Milanés)

Solo, sin fe, sin llorar,
otra historia a comenzar,
tener valor a enfrentar
el amor que un día fue,
el amor que vendrá tal vez.

Pienso que no cambiaré,
suerte de ser como soy,
como un campo de maíz
yo te cosecharé,
y que seas como tú, también.

Cómo conozco ya tu piel,
cómo presiento ya lo que vas a decir,
cómo conozco tu mirar,
cómo me place confirmar
que los amores no siempre son a primera vista.

Cómo conozco ya tu piel,
cómo presiento ya lo que vas a decir,
cómo conozco tu mirar,
cómo me place confirmar
que los amores no siempre son a primera vista,
amor.

11 – Yo no sé (Sandra Pérez – Pablo Milanés)

Yo no sé si podré permitir tus hazañas,
venerar tu locura,
destruir mi dolor.
Yo no sé si me haré un sonido del viento,
un misterio del tiempo
un deseo de amor.

Mas ahora,
con mi años nocturnos,
con mis alas cansadas,
con la vida soñada,
con la noche nombrando tu rostro callado,
quiero seguir,
quiero vivir,
quiero olvidar,
quiero sentir,
quiero fluir,
quiero llorar,
quiero tener tu corazón.

Yo no sé si podré regresar a tu alcoba,
desvestir tus mentiras,
en mi rostro con (sin) penas.
Disuadir el aroma que trae el recuerdo,
la visión del presente,
sobre el triste pasado.

Mas ahora,
con mi años nocturnos,
con mis alas cansadas,
con la vida soñada,
con la noche nombrando tu rostro callado,
quiero seguir,
quiero vivir,
quiero olvidar,
quiero sentir,
quiero fluir,
quiero llorar,
quiero tener (borrar) tu corazón.

12 – Para mi corazón basta tu pecho (Pablo Neruda – Pablo Milanés)

Para mi corazón basta tu pecho,
para tu libertad bastan mis alas.
Desde mi boca llegará hasta el cielo
lo que estaba dormido sobre tu alma.

Es en ti la ilusión de cada día.
Llegas como el rocío a las corolas.
Socavas el horizonte con tu ausencia.
Eternamente en fuga como la ola.

He dicho que cantabas en el viento
como los pinos y como los mástiles.
Como ellos eres alta y taciturna.
Y entristeces de pronto, como un viaje.

Acogedora como un viejo camino.
Te pueblan ecos y voces nostálgicas.
Yo desperté y a veces emigran y huyen
pájaros que dormían en tu alma.