Buenos días América

Buenos días América

1987

Descargue este disco aquí

Acceda al contenido de este disco desde diversas plataformas digitales de distribución de música.

Para “El Chava” que me inspira

TEMAS DEL DISCO

1 – Buenos días América (Pablo Milanés)

Siento que todo está cambiando a nuestro alrededor
respiro un aire cada vez mejor
que exalta el grito de mi corazón
hacia esta región.

Me he despertado susurrando una nueva canción
y mi ventana se llenó de sol
salgo a buscar el hecho y la razón
de tanta emoción.

América despierta nuevamente
y no es que sea feliz su despertar
pero es que esta mañana se le advierte
su decisión unida de luchar.

No dejará al destino y a la suerte
la deuda que le tienen que pagar
si enriqueció otras vidas con su muerte
hoy renace y al fin ha echado a andar.

Me he despertado susurrando una nueva canción
y mi ventana se llenó de sol
salgo a buscar el hecho y la razón
de tanta emoción.

Buenas, buenos días, América,
¿cómo estás?
muy buenas.
Buenos días, América,
buenos días, ¿cómo está usted?

Buenos días, Brasil, mi gigante,
cuánto tiempo sin ti, adelante.
Nicaragua sin Somoza
sigue más hermosa que ayer.
Haití, la negra, llorando está.

Colombia, Ecuador, Uruguay, Venezuela, Argentina
van creciendo para hacerlo mejor.
Una larga fila de árboles gigantes
contra el viento del norte, brutal y arrogante.

Mientras le imploro y lo adulo
me ha de coger por el cuello.

América mía,
nos va aquí la vida para crecer.
La unión de la dignidad
genera la libertad, de una vez.

Colombia, Ecuador, Uruguay, Venezuela, Argentina
van creciendo para hacerlo mejor.

Me he despertado susurrando una nueva canción
y mi ventana se llenó de sol
salgo a buscar el hecho y la razón
de tanta emoción.

(1985)

2 – Quiero poner en la tierra mis pies (Pablo Milanés)

uiero poner en la tierra mis pies
quiero decir que renazco esta vez,
que traigo nuevos bríos, nueva fe.

Antes me enajenaba, sin descansar
habría motivos, pero bastaba con despertar.
Tú me trajiste al tiempo de los amores
que es casi todo lo suficiente para avanzar.

Quiero poner en la tierra mis pies
quiero decir que renazco esta vez,
que traigo nuevos bríos, nueva fe.

Quiero contarte todo, todas las noches,
darte de besos por las mañanas, al despertar.
Esto me luce un poco convencional
pero es el precio de que me deje de desgarrar.

Quiero poner en la tierra mis pies
quiero decir que renazco esta vez,
que traigo nuevos bríos, nueva fe.

No es que parezca ajeno a la humanidad
pero es difícil quererme un poco sin peligrar.
Tú te lanzaste al fondo de mis dolores
los destrozaste, ya no hay motivos para no estar.

Quiero poner en la tierra mis pies
quiero decir que renazco esta vez,
que traigo nuevos bríos, nueva fe.

3 – Sábado corto (Pablo Milanés)

Sábado al fin, terminé de estudiar
te propongo un hermoso plan
que no deje sin repasar las canciones
el baile, comer algo en la calle
y después por supuesto amar.

Silvio en concierto u otro que se parezca
está bien para comenzar
sus canciones me hacen pensar
y si alguna le pido y ella canta conmigo
qué amor nos envolverá.

Sacrifiqué la canción del final
con la idea de conseguir
que ella al salir disfrutara un lugar
y una pizza para seguir.

Luego al bailar en la fiesta frugal
toda el agua la consumí
más que final prometía el vibrar
de su cuerpo pegado a mí.

Y comenzó nuestro peregrinar
procurando cada estación
que creciera nuestra intención,
ni el mal gusto, las colas, las próximas horas
pudieron con nuestro amor.

Casi de día nos llenó de alegría
el frescor del amanecer
su sonrisa fue un renacer
y otro sábado habrá
y otra suerte quizás
pero nunca dejes de amar, jamás.

(1986)

4 – Salgo de casa (Eduardo Ramos)

Salgo de casa, me detengo a ver
la misma calle que me vio crecer
y hoy me ve envejecer.

Voy caminando hacia su estrechez
con paso lento, para no perder
un detalle al pasar.

Y me doy cuenta que crecemos más,
a golpe de quitarle espacio al sol,
y siento como se hincha mi ciudad:
reventará, reventará al porvenir
donde nací,
donde crecí
y he de morir.

Mi calle hecha de sal y de luz,
llena de charcos de color azul:
sólo un retazo de cielo y de mar
que me hace andar,
que me hace andar,
que me hace andar.

5 – Ámame como soy (Pablo Milanés)

Ámame como soy, tómame sin temor
tócame con amor, que voy a perder la calma.
Bésame sin rencor, trátame con dulzor
mírame por favor que quiero llegar a tu alma.

Amar es un laberinto que nunca había conocido
desde que yo di contigo quiero romper ese mito.
Quiero salir de tu mano venciendo todos los ritos
quiero gritar que te amo y que todos oigan mi grito.

Ámame como soy, tómame sin temor
tócame con amor, que voy a perder la calma.
Bésame sin rencor, trátame con dulzor
mírame por favor que quiero llegar a tu alma.

Lo bello es lo que ha nacido del más puro sentimiento
lo bello lo llevo dentro, lo bello nace conmigo.
Yo quiero sientas conmigo tan bello como yo siento
juntar esos sentimientos y hacer más bello el camino.

6 – En nombre de los nuevos (Pablo Milanés)

Qué difícil resulta, compañera,
acabar de situarte en tu lugar
qué manera de alzarte la primera
qué justicia tan última en llegar.

Tu sereno perfil, tu larga espera
tu esperanza que no ha de terminar
te moldearon de estoica madera
que resiste el más viejo vendaval.

Yo te saludo en nombre de los nuevos
los que no han de acusarte por amar
los que amando contigo se hacen buenos
porque buena es, tu savia original.

Los que respetan tu delicadeza,
los que admiran tu triple condición,
¡Qué Mariana, qué obrera, qué belleza!
Mil perdones, recibe esta canción.

Yo guardé para ti el hermoso sueño
de esa inmensa capacidad de amar
que me lleva por límites sin dueños
de tu mano dejándome guiar.

Yo te saludo en nombre de los nuevos
los que no han de acusarte por amar
los que amando contigo se hacen buenos
porque buena es, tu savia original.

Los que respetan tu delicadeza,
los que admiran tu triple condición,
¡Qué Mariana, qué obrera, qué belleza!
Mil perdones, recibe esta canción.

7 – Son para un festival (Pablo Milanés)

Uno pasa la vida buscando un ser
que lo llene de amor y cure la herida
del vacío que dejó la causa perdida
en brazos de amores, que jamás llegaron a ser.
Va buscando qué hacer con la fantasía de su presencia
y una mañana fresca se apareció,
no se anunció, serena, no hizo promesas,
sencillamente llegó y se quedó.

Hoy descubro todo un mundo diferente,
ahora todo tiene una razón de ser
voy cambiando los prejuicios de la gente
voy sintiendo como acabo de nacer, para ver
que en amores no le fue más diferente que a mí
más, se dice de su incierta libertad,
la condenan por correr la misma suerte
que me absuelve porque; el hombre no es igual,
para amar.

Uno pasa la vida buscando un ser
y cuando llega al fin y cura mi herida
no lo dejo partir por causas perdidas
que ocultan amores que jamás pudieron ser.
No hagas caso, digan lo que digan
defiende el amor que te enseñó
qué hermosa es la vida.

No hagas caso de la gente si tu amor es personal
y si fracasas lo sientes, no serás carga social.
No hagas caso, digan lo que digan
defiende el amor que te enseñó
qué hermosa es la vida.

Por el día p’al trabajo, por la noche al comité
seguiremos todos juntos combatiendo con más fe,
con el tiempo que le sobre haga lo que quiera usted.
No hagas caso, digan lo que digan
defiende el amor que te enseñó
qué hermosa es la vida.

Lucha por ella, por ese amor
ninguna decisión que no sea un riesgo
puede borrar huellas de dolor.
No hagas caso, digan lo que digan
defiende el amor que te enseñó
qué hermosa es la vida.

(1986)

8 – Con la espada y con la cruz (Eduardo Ramos)

Con la espada y con la cruz, por religión
y con nobles sentimientos, por razón;
vino el gran señor, el conquistador, en busca del oro.
Trajo explotación, civilización
y el perdón de su dios.
Válgame Dios.

Con la espada y con la cruz y la ambición
nuestras tierras descubrieron ante Dios
masacraron, exterminaron, impusieron su voz
y aquel indio, noble indio a otra vida pasó.

Y han transcurrido cientos de primaveras
y la sangre sigue su caudal, se atrinchera
detrás de la piel muy cerca de la palabra
o más bien de ideas que la acción arrebata.

Desde la Conquista a nuestros días la historia,
ha visto empuñar más de una vez el fusil
ha visto a sus hijos dar la sangre, no en vano.
Esta historia joven es bien vieja y sufrir.

Desde nuestra Sierra hasta los Andes lejanos,
palmo a palmo de esta tierra y la del sol
pecho a pecho, bala a bala supo de glorias
pecho a pecho, bala a bala, revolución.

Otra espada y otra cruz por religión
también nobles sentimientos por razón
el nuevo señor busca dividir la verdad de todos;
para que al mentir no puedan seguir la verdad que somos.
Revolución.